EL PESO DE LA LEY

Sobre un argumento, que el común de los argentinos conoce o al menos sospecha que sucede en la justicia nacional, se entreteje una historia de personas vulnerables y abogados que navegan entre expedientes que sobrepasan sus posibilidades para un abordaje personalizado.
Un caso delictivo en un pueblo “fuera del mapa” es tomado por una abogada, que frente a cientos de causas, le dedicará un tiempo exclusivo sobre la base de sospechas que le transmite un expediente con pocos fundamentos.
Es así que al abordarlo, irá encontrando la verdad del caso. Una verdad que el espectador ya visualiza desde el inicio del film, por ende éste se transformará en el compartir junto a la protagonista, el descubrimiento de lo que ya se sospechaba.
Se presenta la historia como un caso real, que lamentablemente su director y protagonista lo aborda desde el desenlace, dejando de lado la construcción del caso que debería haber logrado el espectador, junto con la abogada defensora del caso.
Aunque habría que valorar como paralelamente el film logra mostrar el caos judicial y la injusticia que produce, las “negociaciones” que se entretejen entre juece
s y aspirantes al cargo y la infraestructura obsoleta para lograr que se ejerza la justicia en cada caso.
Todo quedará en manos de la dedicación de una abogada, que más que dejar un respiro de esperanza ante la verdad quedará la imposibilidad de justicia, dado que evidentemente será muy improbable que la misma pueda imponerse frente a la telaraña de desidia y corrupción, a menos que tengamos por suerte que nos toque una abogada como la del film.

El film…. pobre, sostenido por buenos actores, más con nombres que por actuaciones, algunas imágenes resaltando colores y visiones a 360 grados y con una banda sonora inapropiada…aunque el film es nacional y por ende merece ser valorado y ser visto.